Ir al contenido principal

Paradojas de la vida

Ayer pude observar dos situaciones que a mi entender por lo menos se le pueden dar el calificativo de curiosas. Hablando con unos compañeros de trabajo uno de ellos me presenta y me dice, este es Raúl es profesor de "gimnasia", y la madre a la que fuí presentado le responde: "Si, el profesor de educación física". Horas más tardes, tuve ocasión de compartir unas horas con otros compañeros y uno de ellos "profesor de educación física", le dice a un padre de un alumno, que andaba por el lugar: "Claro es que tú hijo cuando va a "gimnasia....".
A lo que quiero llegar, Si todavía hay compañeros que no llaman a las cosas por su nombre ¿Qué pretendemos cambiar?, si hay padres que saben que la asignatura en cuestión es educación física, ¿Cómo algunos profesionales le siguen llamando gimnasia?.
Al final, tendré que darle la razón a otro compañero y asumir que terminaremos siendo una actividad extraescolar, porque o empezamos el cambio nosotros mismos y trabajamos duro o apañados vamos con tanto "profesor de gimnasia".

Comentarios

paco ha dicho que…
Es labor de todos convertir la asignatura que damos en algo digno. Tampoco hay que rasgarse las vestiduras pues hay gente con una cultura y léxico muy limitados incluso en el gremio docente.. Tampoco hay que olvidar que con 2 horas de clase a la semana es difícil dignificar una materia. Hace unos años un buen compañero mío decía que en esto de la Educación Física hay mucho "amateurismo" y creo que es una gran verdad. Tenemos que hacernos profesionales de esto...
Raúl Guerrero ha dicho que…
Totalmente de acuerdo contigo Paco. Para empezar a dignificar una materia tenemos que empezar a hacernos profesionales de la misma.

Entradas populares de este blog

Los ejercicios contraindicados

Si queremos potenciar la salud en nuestras clases de educación física tenemos que tener en cuenta que tipo de ejercicios realizamos.
Debemos destacar que muchos de los ejercicios que habitualmente se usan para realizar estiramientos o ejercicios de fuerza pueden ser a la larga perjudiciales para nuestras articulaciones. Con el paso del tiempo la repetición de estos ejercicios sesión tras sesión puede acarrear problemas.
El ejemplo más claro de esto suele estar en los ejercicios para trabajar abdominales que aun siguen realizándose en muchas clases. La ejecución de los abdominales con los pies sostenidos por un compañero, las manos detrás de la cabeza y subiendo el tronco desde el suelo hasta la vertical, no hace más que perjudicar la columna vertebral. La pregunta seria ¿Si quiero promocionar la salud en mis clases, no tendré que variar y analizar que ejercicios propongo? La respuesta seria por supuesto que si.
Os dejo algunos artículos que analizan algunos de los estiramientos o ejercic…

El trabajo de condición física en los institutos

En numerosas ocasiones hacemos un trabajo de condición física en los institutos, que en resumidas cuentas se centra en intentar mejorar los resultados de una serie de pruebas previas, en función de los resultados obtenidos y en comparación con lo que observamos posteriormente evaluamos a los alumnos. Esto sin duda hace que el trabajo para la mejora de la condición física sea vista por nuestros alumnos como algo aburrido, monótono y negativo... En fin, todo lo que no debería ser, sobretodo teniendo en cuenta que en la LOE se persigue un trabajo de la condición física relacionada con la salud. Sin duda ha llegado la hora de que esos test sean solo válidos para que nuestros alumnos comprueben sus mejoras y no como determinante de los resultados de la evaluación, ha llegado la hora de revisar los test que se aplican y dejar a un lado aquellos que someten a los alumnos a unas cargas máximas. Así mismo, el trabajo que debemos ofrecer a nuestros alumnos para la mejora de la condición física …

Entrenamiento en chavales de 8-12 años.

Esta mañana he tenido la suerte o la desgracia de ver en una televisión local a unos chavales de un equipo alevín de fútbol sala. El entrevistador les preguntaba por el entrenamiento que seguían y ellos contestaban que entrenaban dos días a la semana, quejándose amargamente de que corrían demasiado en los entrenamientos. Me surgiórápidamente la necesidad de escribir sobre el tema, esta clarísimo que un equipo de 9-10 años que entrena dos veces por semana se debe dedicar a eso a entrenar las peculiaridades del deporte que practican. El usar uno de esos días para el mal llamado entrenamiento físico es uno de los errores más comunes que se realizan ¿Cuando se van a enterar muchos "entrenadores" que los niños no son adultos en miniatura?, un niño de 8-9 años que juega al fútbol sala debe realizar entrenamientos con balón, hay muchas cosas que enseñar y mucho tiempo que aprovechar, el ponerlos a correr de forma sistemática no hace más que demostrar que la persona que lleva el equ…